Rioja

La Rioja es una de las zonas de elaboración de vino más importantes de todo el mundo. Cuenta con una historia milenaria y un suelo y clima excepcionales.
A partir de las variedades Tempranillo y Garnacha se elaboran grandes vinos tintos, que se envejecen con gran maestría que demuestra la experiencia adquirida con el paso de los tiempos de genera...

La Rioja es una de las zonas de elaboración de vino más importantes de todo el mundo. Cuenta con una historia milenaria y un suelo y clima excepcionales.
A partir de las variedades Tempranillo y Garnacha se elaboran grandes vinos tintos, que se envejecen con gran maestría que demuestra la experiencia adquirida con el paso de los tiempos de generación en generación. 

HISTORIA Y LOCALIZACIÓN


La D.O.Ca. Rioja es una denominación de origen calificada que se extiende a lo largo del paso del río Ebro por las comunidades autónomas de La Rioja y el País Vasco, y en menor medida de Navarra y Castilla y León.

La Rioja cuenta con más de 2.000 años de historia vinculada al mundo del vino. El cultivo de la vid fue introducido por los romanos, como demuestran diversos restos arqueológicos de lagares y bodegas encontrados, y más tarde continuado por fenicios y celtíberos.

Durante la Edad Media la cultura del vino crece alrededor de los monasterios. En el siglo XIII Gonzalo de Berceo, clérigo del Monasterio de Suso y primer poeta español conocido, menciona en sus versos el vino convirtiéndose así en la primera referencia escrita al vino en España.

Ya en la Alta Edad Media, y con el continuo crecimiento de la población en las ciudades, el vino gana en popularidad y en importancia económica para la región, convirtiéndose junto al cereal en el motor económico de la zona.
Tal es la importancia que estaba adquiriendo el comercio del vino, que en 1787 se crea la Real Junta de Cosecheros con el objetivo de fomentar el cultivo de la viña, mejorar la calidad de los vinos elaborados e incentivar la comercialización del vino, sobretodo en los países del norte. Con este objetivo se construyen y mejoran caminos y puentes que unieran los pueblos de la Rioja con el puerto de Santander, puerto del norte que ayudaría a dar salida a los vinos en su ruta hacia el norte de Europa.

En la segunda mitad del siglo XIX se produce la primera “explosión” de los vinos de Rioja. La crisis provocada por la filoxera en las viñas francesas y la llegada del ferrocarril facilita la exportación de los vinos de La Rioja hacia Francia, un mercado muy maduro y ávido de la llegada de buenos vinos.

Empiezan a aparecer los que a la larga serían los primeros nombres relevantes en la denominación. Rafael López Heredia (Bodega Viña Tondonia), Luciano Murrieta (Bodega Marqués de Murrieta) o Camilo Hurtado de Amézaga (Marqués de Riscal) fundan sus bodegas, hoy reconocidas como grandes referentes en La Rioja, e introducen nuevas técnicas de elaboración y crianza de vinos.
La calidad de los vinos de Rioja da un giro espectacular, pasando de vender vino a granel a embotellar vino criado al estilo de Burdeos, buscando la finura y calidad tras largas crianzas. Se empezaba a escribir la historia moderna de los vinos de Rioja.

Aunque a finales del siglo XIX La Rioja sufrió un duro revés que supondría un gran freno a la evolución de la elaboración de vino. 
La temida filoxera cruzó la frontera y se instaló en La Rioja. En 1902 se extendió por La Rioja Alta y en 1904 por el resto de zonas.
Con prácticamente toda La Rioja infectada se tuvieron que replantar muchas viñas con una variedad americana, resistente a la filoxera. Pero la replantación del viñedo fue un proceso lento y costoso. No fue hasta los años veinte cuando se dió por finalizada la crisis.

Una vez pasada la crisis de la filoxera, La Rioja vive un proceso continuo de renovación y modernización, adaptándose a las nuevas exigencias de los consumidores que la llevarían a convertirse en una de las referencias a nivel mundial en cuanto a zonas elaboradoras de vino. El 6 de Junio de 1925 La Rioja se reconoce como la primera Denominación de Origen de España, tratando de proteger así la “marca” Rioja, y la calidad de sus vinos ante posibles falsificaciones.

En el año 1991, La Rioja se convierte en la primera Denominación de Origen Calificada de España. Se establecen zonas de producción, variedades de uva y rendimientos máximos permitidos, así como técnicas de elaboración y de crianza.
Este reconocimiento se tradujo en confianza por parte de los consumidores, y hoy en día ha llevado a La Rioja a convertirse en una de las zonas de elaboración más emblemáticas y reconocidas de todo el mundo.

CARÁCTER: UVA, SUELO Y CLIMATOLOGÍA


La Rioja cuenta con un clima continental con influencias mediterráneas, más o menos marcadas dependiendo de la zona. Dos climas muy diferentes, prácticamente opuestos, que proporcionan temperaturas suaves y unas precipitaciones medias anuales de 450-500 litros por metro cuadrado. Este clima único, el paso del río Ebro a lo largo de toda la denominación y la proximidad de las Sierras de Cantabria, Demanda y Cameros, hacen de esta zona una zona única y muy privilegiada para el cultivo de la vid. 

La Rioja está dividida en tres zonas de elaboración. Rioja AltaRioja Baja y Rioja Alavesa. Tres zonas que están determinadas por diversos factores naturales, y que cuentan con una diferencia de clima y suelos considerable.

La Rioja Alta es la parte más occidental de la denominación y limita al norte con el margen derecho del Río Ebro, extendiéndose a lo largo de su margen izquierdo. Haro, una de las poblaciones más importantes, y concretamente su Barrio de la Estación, está reconocido como la zona del mundo con mayor concentración de bodegas por metro cuadrado. Algunas de ellas míticas como Viña TondoniaMuga o Rioja Alta.
San Vicente de la Sonsierra, Brines, Ábalos, Samaniego o Cenicero son otras poblaciones históricas con una gran tradición en la elaboración de vino.
La Rioja Alta cuenta con un clima continental moderado, marcado por una influencia cantábrica. La altura a la que están plantados los viñedos ronda entre los 380 y 500 metros sobre el nivel del mar.
En La Rioja Alta encontramos una gran diversidad de suelos. La mayoría son suelos arcillosos - calcáreos, aunque también encontramos arcillosos - ferrosos y suelos de origen fluvial, muy ricos en grava y caliza.
La principal variedad cultivada es la variedad Tempranillo, variedad autóctona de La Rioja, que proporciona vinos afrutados y muy equilibrados en grado alcohólico, con muy buenos resultados para elaboraciones con largas crianzas.

La Rioja Baja es la parte más oriental de la denominación, y se extiende a lo largo del margen derecho del río Ebro. 
Entre las poblaciones más importantes en la elaboración del vino se encuentran Alfaro, Aldeanueva de Ebro o Mendavia.
Cuenta con un clima más seco y con una mayor influencia mediterránea que La Rioja Alta. El terreno es más suave y la altura a la que se encuentran los viñedos es más baja que en las dos otras zonas de La Rioja, entre 260 y 380 metros sobre el nivel del mar. Los suelos en La Rioja Baja son principalmente suelos de origen fluvial, aunque también encontramos suelos de tipo arcilloso-ferroso.
El clima, más benévolo, y unos suelos muy fértiles crean el escenario ideal para una perfecta maduración de la uva, proporcionando unas muy buenas cosechas.
Aunque también se cultiva un porcentaje importante de Tempranillo, la principal variedad cultivada en La Rioja Baja es la variedad Garnacha. Una variedad que proporciona vinos muy aromáticos y con menor acidez y tanicidad que los basados en la Tempranillo.

La Rioja Alavesa se encuentra situada al sud de la provincia de Álava, delimitada por el Río Ebro al sud y la Sierra Cantabria al norte.
Hay muchas poblaciones con una gran historia en la elaboración de vinos, entre ellas Elciego, Laguardia o Labastida.
Cuenta con un micro clima muy especial. Un clima mediterráneo con una gran influencia del Mar Cantábrico, aunque atenuado por la protección que le brinda la barrera natural que supone la Sierra de Cantabria. 
La mayoría de los suelos son arcillo-calcáreos, en fincas ubicadas en pequeñas terrazas a una altitud de entre 400 y 700 metros sobre el nivel del mar. Son suelos que presentan inmejorables características para el cultivo de la vid.
La principal variedad cultivada es el Tempranillo, que en estas condiciones climáticas y de suelo da como resultado grandes vinos de la máxima calidad, muy delicados y exquisitos.

Además de las citadas Tempranillo y Garnacha, en La Rioja también se cultivan las variedades Graciano y Mazuelo, que funcionan como complemento ideal a estos dos variedades.
También se plantan como principales variedades blancas ViuraMalvasíaGarnacha blancaTempranillo blanco.

Aunque los vinos de Rioja más conocidos son los tintos, se elaboran también vinos blancos y vinos rosados.
El vino rosado está elaborado normalmente con la variedad Garnacha. Lo habitual es consumirlos como vinos jóvenes, aunque hay algunas bodegas que también envejecen estos vinos rosados obteniendo muy buenos resultados.

El vino blanco se elabora habitualmente a partir de la variedad Viura, mezclándola conMalvasía o alguna otra de las variedades cultivadas. Los blancos pueden ser jóvenes, fermentados en barrica o criados con largo envejecimiento en barrica. Obteniendo desde blancos afrutados, los más jóvenes, hasta vinos blancos mucho más complejos, resultantes de las largas crianzas.

Los vinos tintos son los vinos que han dado fama mundial a esta denominación. Los tintos jóvenes son vinos para consumir en el año, a veces elaborados mediante el proceso de maceración carbónica. Los tintos de crianza son vinos que han permanecido un mínimo de un año en barrica de roble, y en los que se nota la influencia de la madera. 

Los vinos Reserva son vinos con una crianza mínima de tres años entre barrica de roble y botella, habiendo permanecido un mínimo de un año en barrica. Suelen contar con aromas más complejos aportados por la crianza como especias, cuero y fruta madura. 
Y, por último, los vinos Gran Reserva son vinos con una crianza mínima de dos años en barrica de roble y tres años en botella. Se caracterizan por aromas muy complejos a especias, humo, resina. En boca son suaves, aterciopelados y con unos taninos muy pulidos.

PRINCIPALES BODEGAS DE LA D.O. RIOJA


La lista de bodegas que encontramos en La Rioja es interminable, y es que hay más de 500 bodegas que elaboran sus vinos en esta denominación.

Junto a las ya mencionadas Viña Tondonia, Marqués de Riscal y Marqués de Murrieta hay otras bodegas históricas como Bodegas Muga, Bodegas Riojanas, o Bodegas Faustino, todas ellas con métodos de elaboración que se han ido transmitiendo de generación en generación.

Bodegas de nueva construcción como Bodegas Ysios, Bodegas Olarra o Bodegas Baigorri, que cuentan con unas instalaciones modernas e inmejorables para la elaboración del vino.

Y por último, encontramos también otras bodegas que elaboran vinos de Rioja con un corte más moderno entre las que se encuentran Sierra CantabriaBodegas Contador o Remírez de Ganuza.
Más

Rioja Hay 10 productos.

Mostrando 1 - 10 de 10 items
Mostrando 1 - 10 de 10 items